Obesidad y enfermedad renal

Este año el lema del Día Mundial del Riñón, está centrado en evitar la obesidad, ya que es uno de los factores de riesgo de padecer enfermedad renal crónica. En las últimas décadas han aparecido numerosos trabajos epidemiológicos que relacionan el índice de masa corporal con el desarrollo de enfermedad renal crónica en los sujetos obesos. Otro hallazgo importante, es el papel crucial que juega la obesidad como factor de riesgo para una peor evolución de la función renal en pacientes con diversas patologías renales, glomerulares y el mundo del trasplante renal.

El sobrepeso, la obesidad y las enfermedades conexas son en gran medida prevenibles. Por lo que las autoridades sanitarias de los países deberían incluir planes estratégicos para la prevención de la obesidad. Lógicamente, la reducción de peso debiera de ser el aspecto terapéutico más determinante; sin embargo, la evidencia disponible acerca de su influencia es más bien escasa. En los últimos años, podemos encontrar interesantes revisiones que analizan con profundidad el efecto de la pérdida de peso y su influencia en la proteinuria y la función renal.

 

El Día Mundial del Riñón

I

Objetivos

El Día Mundial del Riñón es una campaña mundial de sensibilización dirigida a crear conciencia sobre la importancia de nuestros riñones.

I

Iniciativa

El Día Mundial del Riñón es una iniciativa conjunta de la Sociedad Internacional de Nefrología (SIN)   y International Federation of Kidney Foundations (IFKF).

I

En España

En España el Día Mundial del Riñón es una iniciativa de la Sociedad Española de Nefrología y la Federación Nacional de Asociaciones ALCER

Concurso de Selfies de la SEN

Chef con estrella apoyan a ALCER

Receta saludable

dando consejos sobre hábitos de vida saludable

Carme Ruscalleda

Koldo Rodero

Ángel León

Fernando P. Arellano

Pilar Idoate

Roberto Ruiz

ALCER recuerda a las CCAA que deben prevenir la enfermedad renal crónica
Con motivo de la celebración del Día Mundial del Riñón, que se celebra el 9 de marzo, la Federación Nacional de Asociaciones ALCER recuerda a las Comunidades Autónomas que deben implantar las medidas necesarias para ayudar a prevenir la enfermedad renal crónica, tal y como se indica en el documento elaborado hace dos años por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, bajo el título ‘La estrategia del abordaje de la enfermedad renal’. Este año, los representantes de los enfermos renales, centran su atención en la elevada prevalencia y morbimortalidad cardiovascular que sufren las personas con enfermedad renal, además de los costes económicos que supone el tratamiento crónico de la misma. Y para ello, recuerdan a las Comunidades Autónomas que deben implantar las medidas necesarias para ayudar a prevenir la enfermedad renal crónica.

El documento, reconoce que el diagnóstico de la enfermedad renal crónica y sobre todo el inicio de la terapia renal sustitutiva marca un antes y un después en el estilo de vida de la persona afectada y en el de su familia. La insuficiencia renal, explica el documento, es una enfermedad que genera un amplio rango de situaciones estresantes en la persona con enfermedad renal y su entorno, momentos en los que el paciente sufre una pérdida de salud que puede ser percibida como una amenaza. Esto ocasiona trastornos tanto de tipo físico como psicológico que obligan al paciente a pedir ayuda a los profesionales de atención social.

Además de estos aspectos, el documento contempla la necesidad que tiene el paciente de conservar el certificado de discapacidad una vez que es trasplantado.

Objetivo: Prevenir la enfermedad renal

En 2017 el Día Mundial del Riñón irá dirigido a la prevención y el diagnostico precoz de la enfermedad renal a través de la ingesta de una dieta adecuada y equilibrada.

El objetivo es evitar la obesidad, ya que es un factor de riesgo de la enfermedad renal crónica.

Para informar a la población española sobre los factores de riesgo de la enfermedad renal crónica y del debido cuidado de nuestros riñones, las 52 entidades federadas ALCER y 2 entidades adheridas dispondrán de puntos informativos en sus respectivas provincias.

Conseguir un peso adecuado
Para conseguir un peso adecuado debe mantener una alimentación sana y equilibrada y realizar actividad física.
Consejos para una buena alimentación
Se aconseja que la ingesta diaria se reparta entre 4- 5 comidas a lo largo del día. Elija preferentemente alimentos frescos y de temporada.
Para conseguir un adecuado aporte de fibra, minerales y vitaminas debe realizar una dieta variada.
Debe tomar 5 raciones entre frutas y verduras al día.
Alimentos saludables
El consumo de legumbres (2 veces por semana) y alimentos integrales le ayudarán a aumentar la ingesta de fibra.
Cuando tome alimentos ricos en proteínas, elija preferentemente aquellos que son bajos en grasa saturada, como
son el pescado o las llamadas carnes blancas.
Debemos controlar la ingesta de grasa, pero conociendo que la grasa procedente del pescado (principalmente pescado azul),
de los aceites de oliva y semillas y los frutos secos, son grasas con efectos cardiosaludables.
¿Qué debemos evitar?
Evitar las grasas de coco, palma, las procedentes de margarinas y las grasas saturadas (ej: mantequillas).
Evite el consumo de alimentos precocinados o elaborados.
El consumo de azúcares favorece la obesidad, no olvide que los refrescos suelen contener grandes cantidades.

Objetivo: Riñones limpios

Los cálculos se pueden definir como depósitos de sustancias químicas, normalmente sales minerales que habitualmente están disueltas en la orina alrededor de un núcleo de material orgánico o núcleo litógeno. Para prevenir la nueva aparición de cálculos renales en personas que ya han sufrido un episodio de litiasis renal se aconseja seguir las una serie de recomendaciones. La prevalencia de litiasis renal en la población adulta en países industrializados oscila entre un 5% y un 10%, con una aparente tendencia al alza en las últimas décadas. En España se considera que la prevalencia es alrededor del 5%, aunque estudios recientes realizados en Andalucía aumentan esta cifra a un 16% en la población adulta entre 45 y 65 años.

Ingesta apropiada de agua

Intentar tener una buena hidratación para conseguir generar dos litros de orina al día, para ello es aconsejable beber algo más de dos litros de agua teniendo que aumentar a casi tres litros al día en periodos en los que la temperatura ambiente sea elevada (para compensar la deshidratación secundaria al sudor.) El tipo de agua no es tan determinante como el volumen ingerido, es decir, lo más importante es lo mencionado anteriormente en cuanto a cantidad. Si que es cierto que el beneficio será mayor con aguas de baja mineralización y sería desaconsejable el agua carbonatada excepto en aquellos pacientes que se confirme la presencia o antecedentes de litiasis de ácido úrico.

Evitar el consumo de refrescos

El consumo de refrescos, especialmente bebidas de cola estaría desaconsejado. Aunque el consumo de café y té es controvertido, parece desaconsejable el abuso de los mismos. Es aconsejable el consumo diario de infusiones a base de Herniaria, planta conocida como “rompe-piedras” que ayudan a aumentar la diuresis y prevenir la formación de nuevas litiasis.

Controlar la dieta

Es aconsejable aumentar la ingesta de fruta (principalmente cítricos) y aumentar verduras (evitando acelgas y espinacas, especialmente en aquellos pacientes con litiasis de oxalato cálcico monohidrato). Reducir en la dieta las proteínas animales en general, la ingesta de sal, chocolate y frutos secos. Es aconsejable mantener una ingesta de calcio acorde a la edad del individuo y muy raramente se aconseja reducir la ingesta de calcio, por tanto NO se desaconseja el consumo de lácteos en líneas generales.